Iglesia de San Román (Museo Visigótico)

Otra plumilla llevada a cabo por mi parte, fue la entrada y parte de la torre de la iglesia de San Román, una de las joyas más secretas de Toledo, que muy poca gente conoce, pero que contiene unos tesoros visigóticos y toledanos inigualables y de una ejecución extraordinaria.

Esta iglesia fue consagrada en 1221, en tiempos que se comenzaban los cimientos de la nueva catedral en gótico. Asentada en una de las más altas colinas, de las doce que componen esta ciudad-isla, debiendo asentarse sobre templos anteriores, pues contiene restos romanos y restos visigodos. Se la nombra en tiempos de Alfonso VI con el nombre de Santo Romano.

Su estructura arquitectónica se sustenta sobre nueve módulos, siendo idéntica su estructura principal a la de las mezquitas toledanas del Cristo de la Luz y Tornerías. Encontrándose  repleta de arcos califales, que junto a las lápidas musulmanas que había en su interior y mandadas retirar por Felipe II, nos dan a entender que pudo ser  este un importante oratorio en tiempos andalusíes.

Debemos reconocer que su torre, asentada sobre el antiguo almínar, se encontraba  exento de la misma. El eje del muro de la qibla norte-sur, al pasar a ser iglesia cristiana se debió de cambiar a este-oeste y se alargaron sus ábsides en estilo mudéjar, siendo encajonada dicha iglesia posteriormente con la zona conventual de San Pedro Mártir.

Su torre mudéjar es una de las más altas y fuertes de las muchas que contiene la ciudad. En ella se llevó a cabo la coronación del joven  rey Alfonso VIII, por conveniencia  de la familia de los Lara, frente a los Castro. Este rey fue más tarde el vencedor de la batalla de las Navas de Tolosa. Estuvo aquí acompañado por la familia Illán, cuyo personaje más importante  D. Esteban, se halla pintado al fresco en la catedral toledana, como caballero “cignatus” (ver mi tercer y cuarto cuadernos heterodoxos).

Interiormente es contenedora de una especial belleza, pues sus muros se hallan pintados al fresco con murales toledanas, tanto en sus paredes como en sus arcos, legándonos  unas sensaciones maravillosas, como si de una iglesia románica se tratara y cuyas pinturas a las que se las fecha el último cuarto del siglo XII, precisamente por uno de los personajes representado en ellas, San Bernardo, fundador del Cister y protector de la entonces  nueva orden del Temple (ver el barrio de San Miguel en este mismo apartado d sta página), pues fue canonizado este en el año 1174.

Sus frescos son comparativos a otras pinturas, españolas de la misma época como por ejemplo las castellanas de los siglos XI y XII, entre ellas las de San Baudilio de Berlánga y sus rasgos mozárabes, las de Castillejo de Robledo y la ermita de San Andrés, en Montenegro de Cameros, en la provincia de Soria. También se las compara con las del panteón real de San Isidoro en León de la misma época.

Contiene esta iglesia entre ellas el  “Tetramorfos”, y de una forma muy recóndita el Paraíso Terrenal con Eva, el Árbol de la Vida y Dios, siendo de una gran relevancia además de contener la palabra Edém. Esta es una de las sorpresas que guarda celosamente este magnífico templo, con sus bellas pinturas de tipo románico, cual verdaderas piedras preciosas. Pero sobre todo en lo que más se centran son en el Juicio Final, cuestión misteriosa que nos deja un enigma por resolver sobre el lugar.

Sus influencias bizantinas y de otros lugares, las hacen únicas pues además se encuentran enmarcados entre ornamentos de fortísima raíz islámica, de ahí surge su gran originalidad como característica toledana. Contienen arcaicos dibujos califales en las dovelas de los arcos, con esquemas en triángulos y exquisitas cintas anudadas de época almohade y taifa.

Hay inscripciones en árabe cúfico y filacterias en latín determinando la tolerancia toledana, roleos con palmas, aves, perlas y motivos vegetales en algunas de sus preciosas y ventanas lobuladas, algunas de ellas con ángel dentro, como si estos vinieran a recoger a las almas perdidas, por el famoso túnel que va desde la oscuridad del mundo a la luz del más allá.

Pero aún hay más, pues en 1971 fue inaugurando en dicho recinto el “Museo de los Concilios y la Cultura Visigoda”, con elementos decorativos, donde se observan piedras labradas, como dinteles, capiteles, columnas, pilas, canceles, pequeños altares con el alfa y la omega o nichos esculpidos y un trozo de credo hispano-godo encontrado el año el año 1956 en esta ciudad. En Toledo se llevaron a cabo nada menos que dieciocho concilios, aunque de sus vestigios conciliares no existe aquí casi nada.

De otros lugares de la provincia hay fíbulas, monedas, collares, hebillas y anillos. Pero lo más importante que guarda este templo, son las espléndidas copias de las denominadas como coronas votivas, de varios de los reyes godos que reinaron a Hispania desde Toledo.

Entre ellas, se encuentra la más espectacular la del rey Recesvinto y otras con las cruces votivas de estos reyes. Tesoro que se guardaba en Toledo, teniendo una importancia capital y dando a esta ciudad fama universal en tiempos visigodos, pues junto con el “tesoro antiguo”, fueron estas piezas junto a otras sus talismanes más preciados y envidiados en todo el mundo conocido entonces.

Se perdió luego la memoria de estas reliquias en el tiempo de Al-ándalus con la civilización islámica, solo recordadas por algún autor de esa civilización. Todo quedó como en un sueño y lógicamente en leyenda, llegando a ser una de las historias más fabulosas de Toledo, pero ¡oh sorpresa! el primero de esos tesoros apareció en el año 1859, en el paraje de la finca de Guarrazar cerca del pueblo de Guadamur al lado de Toledo,  para sorpresa del mundo arqueológico. Los cuentos visigodos se hacían realidad, volviendo a la luz.

Desde luego todos estos vestigios junto a las pinturas antes citadas, sirven como un gran soporte para la meditación, un mandala inacabable de infinita lectura, ya que dichos signos siempre se refieren tanto al mundo real como  al espiritual.

Tiene además esta iglesia otros estilos basados en otros pensamientos, aunque lo mejor que se puede hacer es visitarla y adentrarse en un mundo de sensaciones, que no nos dejarán insensibles y nos enseñarán que solo las cuestiones míticas se adhieren a ciudades míticas, como en este caso Toledo (ver otros mitos escondidos en esta misma página, como “Misterios de la Judería”).

Si alguien quiere aprovecharse de estas páginas, sabe que intelectualmente, tiene la obligación por ley,  además de moralmente, de hacer referencia tanto del autor como de su trabajo.

© Copyright A. Vega 2012.

9 comentarios to “Iglesia de San Román (Museo Visigótico)”

  1. PEDRO CANO ÁVILA Says:

    Muy agradecido por su amor a todos los detalles de esta antigua iglesia toledana y por mostrárnoslos. Pero creo que debería haber dado algún detalle más de los textos o leyendas de sus paredes. Tanto latinos, como romances y árabes. Pedro Cano Ávila. Universidad de Sevilla

    • Alejandro Says:

      Buenas tardes Pedro. Pensando en los demás que leen mis artículos, creo que debo de dejar una puerta abierta para que estos puedan seguir sus propias investigaciones y llegar a mas profundidad por ellos mismos, pues si no lo daría todo hecho y eso no está en mi forma de pensamiento, aunque pudiera hacerlo, precisamente por la libertad de cada individuo. Por otro lado, yo si que le estoy agradecido a usted (que según veo, pertenece o estudia en la Universidad de Sevilla) por el interés que se ha tomado por San Román, pues es una de las joyas secretas de Toledo.
      Si tengo tiempo, le daré a usted personalmente más datos por otro conducto más íntimo.
      Reciba un saludo de Alejandro desde Toledo.

      • PEDRO CANO ÁVILA Says:

        Buenas tardes, Alejandro. No sé si me ha buscado, ni si me ha encontrado en los buscadores de internet. Ahí obtendrá algunos datos míos. Da la impresión que no ha tenido tiempo, tal vez por dedicarse a sus múltiples ocupaciones. Si le parece bien, envíeme más datos de San Román, especialmente los epigráficos de sus muros y paramentos. Le agradezco el tiempo que me ha dedicado.
        Reciba mi saludo más cordial desde Sevilla.

  2. Quim Dolcet Says:

    A pesar que las webs de información turística indicaban lo contrario, encontré cerrada la iglesia y el museo cuando me desplacé a conocerlos. Lo hice en varias ocasiones el fin de semana que estuve en Toledo, con iguales resultados. Tengo un especial interés en visitarlos, y como Toledo está lejos de mi residencia sospecho que tardaré en volver. Lo mas grave es que no encontré niguna información sobre el motivo del cierre, ni siquiera un triste papel colgando en la puerta. Hay que hacer un esfuerzo para dar una mínima imagen de seriedad. Lo que ocurre en Toledo es impensable en cualquier cuidad de Europa con patrimonio muy inferior. Que lástima.

    • Alejandro Says:

      Hola Quim. No sabía que dicha iglesia estuviera cerrada. La verdad es que como toledano me siento decepcionado por la política turística que rije a esta ciudad universal. ¿Como es posible que dicha joya secreta toledana, este inaccesible? No puedo entenderlo. Pero desde luego no me parece extraño, pues otro tesoro como es “El Taller del Moro”, hace años que también está cerrado, pese a formar parte del palacio de Fuensalida, donde se halla la presidencia del gobieno de CCMM.
      Procuraré enterarme de dicho cierre, para poder contestarle mejor.
      Reciba un saludo de Alejandro desde Toledo.

  3. Fina Peribañez Mingote Says:

    he estado tres veces en Toledo y siempre enseñan lo mismo, esto de San Román, nada de nada, ni nombrarlo, ni las iglesias tan bonitas mozárabes ni el subsuelo tan rico, pero en la iglesia de santo Tomé se pegó dos horas contando todo el cuadro del Greco, así que no te da tiempo de ver nada ni te lo enseñan, ni te explican las torres, edificios nos dieron diez minutos para ver la catedral, pero yo no hice caso y me la ví bien o medio bien. una pena porque vivo en Zaragoza y no puedo ir tan a menudo como quisiera. He aprendido mucho con las explicaciones que da aquí. muchas gracias.
    fina Peribáñez Mingote

    • Alejandro Says:

      Buenas tardes Fina. Gracias por su comentario. Toledo es una ciudad sin tiempo, como otras muchas, por lo tanto esconde demasiadas cosas para poder verlas en poco tiempo. Además de este problema, posiblemente los circuitos turísticos se adptan a un dia o poco menos y así es imposible enterarse de nada. Se lo digo por experiencia, pues pese a ser de Toledo y tener bastantes años, todavía al investigarla hallo en ella cuestiones que aún guardan secretos insondables, los cuales humildemente voy agregando a esta página o publicándolos en mis cuadernos heterodoxos, para que personas como usted puedan descubrirlos y disfrutarlos.
      Reciba yn saludo de Alejandro desde Toledo.

  4. Almudena Hernández y Alfredo corrochano Says:

    Me encanta tu opinión de ella, es una gran desconocida en Toledo, espectácular museo, almudena y Alfredo, si sale alguna ruta contar con nosotros

    • Alejandro Says:

      Gracias por tu nota Almudena y a tu sinceridad, ya que tu puedes observar muy bien a esta joya secreta en todos sus detalles. Desde luego en cuanto haya algo nuevo sereís avisados tu y Alfredo. Un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: